Casado y Rivera convocan una concentración el domingo en Madrid contra “la humillación” de Sánchez y “para echarle”

Por separado y casi a la vez, pero confluyendo en la misma idea: Pablo Casado y Albert Rivera han convocado una concentración en Madrid para el próximo domingo para forzar la salida de Pedro Sánchez del Gobierno y la convocatoria inmediata de elecciones generales. Una movilización que están coordinando las direcciones de ambos partidos y a la que también se ha sumado Vox. “En esto no hay carrera, vamos todos juntos. Es de relevos o, como mucho, de equipos”, ha señalado Casado.

En paralelo, UPN y Foro Asturias han dado su respaldo a la convocatoria (los asturianos han convocado una el sábado en Oviedo) mientras el PP trata de atraer a otras fuerzas políticas como Coalición Canaria o el Partido Aragonés (PAR).

Pocas horas después de anunciarse la manifestación, el PP y de Ciudadanos han comenzado la campaña de llamamiento en las redes sociales para animar a acudir a la concentración en la madrileña Plaza de Colón con eslóganes en los que piden “elecciones ya” o la dimisión de Sánchez.

Y es que, los líderes del PP y Ciudadanos quieren que todos los españoles puedan de esta manera protestar en contra de “la humillación permanente” del Gobierno socialista ante el independentismo.

Albert Rivera ha hecho el anuncio en una rueda de prensa en el Congreso. En ella hizo también un llamamiento al PP y a “todos los españoles” para que se sumen a una concentración en la plaza de Colón en una iniciativa que pretende “unir” y “crear un frente cívico amplio” para que “se vaya Sánchez”.

Rivera ha explicado que, a partir de ahora, su partido va a utilizar todos los mecanismos del Estado de Derecho y su presencia en todas las instituciones para “poner freno” a Sánchez e impedirle que ponga en marcha el diálogo que pretende entre los partidos catalanes para buscar una solución al problema territorial.

Por su parte, Casado ha pedido a los españoles desde Cuenca asistir a una concentración en el centro de Madrid este domingo, si bien ha señalado que aún está a la espera de la respuesta de la Delegación del Gobierno. Según ha dicho, su partido tiene como prioridad liderar a los “constitucionalistas” ante esta “felonía” de Pedro Sánchez de aceptar la figura de un relator en una mesa de partidos sobre Cataluña.

“No se puede vender España a cambio de un plato de lentejas por seguir en Moncloa“, ha declarado Casado, que no ha descartado poder usar otros mecanismos parlamentarios que ofrece la Constitución, en alusión a una posible moción de censura.

A su entender, Sánchez está “deslegitimado” para seguir al frente del Gobierno de España. “Ya lo único que nos queda es apelar a la conciencia cabal y sensata de la población española”, ha resaltado el líder del PP, que ha calificado de “lamentables” e “insulto a la inteligencia” las explicaciones de la vicepresidenta Carmen Calvo.

El PP está en conversaciones con Ciudadanos y también con Vox para coordinar la convocatoria. Eso sí, fuentes del PP insisten en que la iniciativa de la manifestación es de ellos y no de Ciudadanos. Desde Cs apuntan que es igual de quién sea la iniciativa. Que lo importante es que haya una movilización “sin divisiones” porque el Gobierno ha cruzado hoy “una línea roja”.

Casi al mismo tiempo, Rivera convocaba su segunda rueda de prensa hoy en el Congreso. En ella, el presidente de Ciudadanos ha denunciado que la comparecencia de Carmen Calvo ha demostrado que existe “un acuerdo entre Sánchez y los separatistas”, “una trama” que ahora se concreta en “la mesa de la vergüenza” que quiere formar el Ejecutivo de España con los independentistas y con un relator externo que haga de mediador.

Antes de esta segunda rueda de prensa, Rivera había anunciado en una comparecencia anterior el registro de una petición de comparecencia urgente del presidente ante el Pleno del Congreso de los Diputados para que explique por qué “se ha plegado al chantaje” tras las últimas iniciativas del Gobierno, que ha calificado como “muy graves”. Una comparecencia que también han pedido desde el Partido Popular.

Rivera ha acusado a Sánchez de intentar “crear marcos paralelos a las instituciones” con la mesa de partidos que el Ejecutivo quiere crear en Cataluña porque “el único marco en el que se puede hablar de España es la Constitución y el único marco legal para hacerlo es el Congreso de los Diputados y el Senado“.

El presidente de la formación naranja ha rechazado en términos muy duros la “humillación permanente” a la que Sánchez se está sometiendo “sólo para seguir un cuarto de hora más en La Moncloa”. “Es capaz de vender la soberanía nacional, de comprar el relato separatista; está superando todos los límites, todas las líneas rojas que tienen que ver con el respeto a las instituciones y al marco constitucional”, ha espetado en rueda de prensa en el Congreso.

En opinión de Rivera, Sánchez “está poniendo España al pie de los separatistas” en una forma de “humillación permanente”. Por eso, ha urgido a “poner punto y final a esta legislatura que empieza a ser peligrosa” porque “es peligroso que los que han dado un golpe de estado nos marquen el camino”.

Rivera ha asegurado que Ciudadanos “de ninguna manera va a aceptar que haya un mediador o un relator entre el Govern de Cataluña y el Gobierno de España”.

El problema de fondo para el líder del cuarto partido del Congreso es que Sánchez “se ha tragado entero el argumentario de los separatistas” porque “estos marcos mentales son los propios del separatismo”. “Después del golpe de Estado, en vez de aplicar el artículo 155 de la Constitución, Sánchez se sienta a negociar privilegios con los que lo dieron”, ha denunciado.

En cuanto a los 21 puntos que el president de la Generalitat, Quim Torra, quería negociar con Sánchez, Rivera los ha tachado de “basura inaceptable”. Aunque el Ejecutivo socialista ya rechazó todos ellos tras la reunión entre Sánchez y Torra de diciembre, Rivera ha dado por hecho que el jefe del Ejecutivo está dispuesto a aceptar algunas de aquellas exigencias.

En vez de la mesa de partidos catalanes, Rivera ha reclamado un espacio de diálogo en el Congreso para hablar de todas las comunidades autónomas, no sólo de Cataluña. Sin embargo, cuando ha sido preguntado si volverá entonces a la comisión que evalúa el Estado autonómico en la Cámara Baja, que Ciudadanos abandonó, ha respondido que no lo hará.

“O rectifica o movilizaremos a los españoles”

En la misma línea que Ciudadanos se ha movido el PP que, a través de su portavoz en el Congreso, Dolors Montserrat, ha anunciado que pedirán también la comparecencia urgente de Pedro Sánchez en el Congreso. “El PP no va a consentir nunca que el independentismo haga chantaje a la unidad de España y a la Ley”, ha expresado a través de su cuenta de Twitter.

El presidente de los populares, Pablo Casado, ha advertido de que activarán “las medidas necesarias para frenar la alta traición de Sánchez a España”, que ha calificado como “la felonía más grave desde el 23F” y que le desligitima “para seguir en el Gobierno”. “O rectifica o movilizaremos a los españoles para exigir elecciones inmediatas”, ha rematado

No a una moción de censura

Preguntado justo al final de la rueda de prensa, el líder de Ciudadanos ha rechazado de entrada la posibilidad de que el PP impulse una moción de censura contra el presidente del Gobierno por la dificultad de que prospere: “No perdamos más tiempo, sabemos contar escaños”.

Acto seguido, ha insistido en reclamar elecciones generales anticipadas para “sacar” a Sánchez de La Moncloa.

“La única manera de sacar a Sánchez de aquí son elecciones”, ha subrayado, afirmando que “los españoles están cansados y lo que quieren es votar, como prometió Sánchez cuando convocó la moción de censura” la pasada primavera.

Críticas dentro del PSOE

Albert Rivera ha sido preguntado por las críticas que están surgiendo desde dentro del propio PSOE hacia la política de Sánchez con los independentistas. Según su análisis, “el sanchismo se ha apoderado de la Ejecutiva, del poder en el PSOE”, aunque también “tiene perplejos a muchos socialistas”.

Por ello, Rivera se ha mostrado sorprendido de que “esto se acepte y se trague”. “¿El PSOE va a seguir aceptando todo esto?”, se ha preguntado en su intervención.