María José Estarán: “El Premio Aragón Investiga supone un espaldarazo a mi carrera como investigadora”

María José Estarán Tolosa es doctora en Historia Antigua e investigadora en el área de Ciencias Humanas de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza y, a pesar de su juventud, tiene una brillante carrera a sus espaldas. El Premio Susini, el Premio Pastor de Estudios Clásicos o una ayuda de Marie Curie son sólo algunos de los premios internacionales con los que ya cuenta Estarán y que se complementan con el Premio Aragón Investiga a Joven Investigador que ha recibido recientemente.

Pregunta.- ¿Cómo recibió la notificación de este premio?
Respuesta.- La recibí en el mismo acto de entrega de los Premios Aragón Investiga cuando escuché mi nombre y lo vi en una pantalla gigante. Así me enteré. Mi primera reacción fue de sorpresa y la segunda de orgullo. En ese momento vi pasar frente a mí todos los momentos buenos y malos de la carrera y de mi trayectoria laboral.

P.- ¿Cómo se sintió al subir al escenario y recogerlo?
R.- No me salían las palabras, estoy acostumbrada a hablar en público, a tener todo muy preparado y a tratar sobre los temas que he investigado, pero nunca me he visto en la tesitura de hablar sobre mí misma, ni de agradecer ningún premio. Fue una mezcla de emociones y sentimientos encontrados.

P.- ¿En qué momento ha llegado este premio?
R.- El galardón ha llegado en un año que ha sido especialmente intenso y también bonito para mí. Este premio ha supuesto un espaldarazo, ya que ha sido un año difícil, en el que he sido madre y me han puesto muchas trabas burocráticas en mis contratos.

P.- Imagino que detrás de este reconocimiento hay muchísimo esfuerzo…
R.- Sí, llevo diez años investigando, desde 2008, y he vivido en muchos países, lo cual es un esfuerzo, pero es también un privilegio enorme, ya que he tenido la oportunidad de trabajar en muchos equipos de investigación y de conocer muchas metodologías. He tenido también la oportunidad de trabajar con los mejores, aquí en la Universidad de Zaragoza, ya que el equipo de Epigrafía y de Historia Antigua de Zaragoza es el más prestigioso de toda España.

Sí que es cierto que son muchas horas invertidas y mucho esfuerzo, ya que, por ejemplo, la etapa de la tesis fue terrible, muy dura, pero estoy disfrutando mucho de mi trabajo y de mi carrera. Además, tengo el apoyo de mi familia y de todos los que me rodean.

P.- Dice que este premio supone una visibilización de su colectivo, ¿por qué cree que hay tanto desconocimiento acerca de los investigadores en el área de Ciencias Humanas?
R.- Hay desconocimiento sí… Como dije en la gala al recoger el premio, cuando la gente piensa en un investigador, piensa en un científico con una bata blanca en un laboratorio haciendo sus experimentos y nadie se imagina a una persona en la biblioteca o en un yacimiento arqueológico. Me gustaría que este premio contribuyese a que la gente estuviese concienciada de que hay investigación y muy potente en Humanidades.

P.- ¿Cuál de todos los galardones recibidos hasta el momento lo recuerda con especial cariño?
R.– He recibido premios a nivel nacional, autonómico e internacional y quizá me voy a quedar con el más modesto de todos, pero fue el primero y me hizo una ilusión tan grande que recuerdo ese momento con mucho cariño. El galardón fue para el mejor póster en el Congreso Internacional de Epigrafía Griega y Latina en Berlín. Estaba al final de mi tesis y oír mi nombre como premiada al mejor póster, a la mejor investigación, en el que había casi 100 pósteres compitiendo, para mí supuso un espaldarazo y una inyección de ánimo gigante.

P.- ¿Cuál es la parte más gratificante de su trabajo?
R.- La parte más gratificante, además del propio hecho de investigar, de descubrir y de crear historias, quizá sea el poder trabajar con gente de una calidad humana y profesional excepcional. Me quedo con la parte de aprender cada día de mis compañeros; de mis profesores Paco, Borja y Carlos, y de conocer a tanta gente en ámbitos internacionales, de poder desenvolverme aprendiendo idiomas y, sobre todo, de poder aprender cada día de mis investigaciones y de los compañeros que me rodean.

P.- ¿Y cuál es la parte menos amable de su profesión?
R.- Quizá, la gran cantidad de horas invertidas y el gran esfuerzo que hay que hacer con todo, ya que a veces las cosas no salen como quieres. Igual escribes un artículo y a la primera te lo rechazan o te piden que hagas muchas correcciones. Lo que es incluso menos gratificante es la solicitud de fondos, la redacción de textos para pedir proyectos y que te den dinero para poder seguir investigando. En muchas ocasiones te rechazan y es un mes que has perdido y no has conseguido absolutamente nada.

P.- Tiene una brillante carrera a sus espaldas, ¿cuál es su próximo reto como investigadora?
R.– Es un reto algo ambicioso. Me gustaría pedir un proyecto a nivel europeo en el que pudiese hacer, con tranquilidad y con un equipo de investigación más amplio, un estudio comparado de las inscripciones en las antiguas lenguas europeas. Sería un proyecto financiado por la Comisión Europea y que me permitiría liderar una potente línea de investigación.

P.– ¿Cree que se invierte poco en investigación en España?
R.- Sí. Claramente la investigación en España está poco financiada y esto se demuestra en el hecho de la altísima competitividad, a veces hasta absurda, que hay en el curso de becas, ayudas y contratos postdoctorales. Es un mundo que hasta el momento en el que entras, no sabes lo complicado que puede ser que te concedan una beca de este tipo.

P.- ¿Necesitarían más presupuesto para el equipo que lidera actualmente en la Universidad?
R.- Necesitaríamos más presupuesto. En nuestro departamento, en Ciencias de la Antigüedad, tenemos el grupo más potente de Historia Antigua de España, el grupo Iberus. Un grupo que también es referencia mundial y en el que hay expertos de Arqueología, de Epigrafía, de República Romana y de Magia y Religión. Y para todos nosotros tenemos una financiación de unos 45.000 euros. Para llevar a cabo todos los viajes que tenemos que hacer, comprar los materiales… es irrisorio, no necesitamos tanto dinero como alguien de Ciencias, pero nosotros también necesitamos otro tipo de cosas, como suscripción a revistas, materiales fungibles, material fotográfico y material informático.

P.- ¿Qué les diría a todas las niñas que le ven como un referente femenino y que de mayores quieren ser como usted?
R.- Les diría que si realmente tienen la vocación de seguir estudiando lo que sea, letras o ciencias, que no se echen atrás y que nadie les diga que no tienen salidas. A mí esto me lo dijeron en 4º de ESO, en una charla de orientación profesional y les dije, quiero hacer Historia, y me contestaron: “No, ¿por qué no haces un grado de Formación Profesional que tendrás trabajo más fácilmente?”. Esto es un crimen, algo así no se puede decir a una persona que realmente quiere estudiar una carrera. Así que yo les diría, que si tienen curiosidad y quieren seguir estudiando, que adelante, que eso es un tesoro y que vayan a por ello.