Estos son los títulos de FP que colocan antes a sus alumnos en Aragón

La Formación Profesional goza de una salud magnífica. Los estudiantes aragoneses tienen en estos momentos un abanico de 131 títulos distintos a su disposición de los que medio centenar se han comenzado a impartir desde 2015. Este curso, los grados medios y superiores suman un total de 23.400 alumnos matriculados, récord absoluto desde que este tipo de estudios echaron a andar, según los datos facilitados por el Gobierno de Aragón.

Una de las grandes bazas de las FP, que hasta hace pocos años era mirada -con desdén- como una salida sencilla para aquellos que se les daban mal los libros y los apuntes, es la gran demanda en el mercado laboral de muchas de sus titulaciones. Las estadísticas de la DGA indican que “la inserción laboral bruta a los seis meses de acabar la FP es del 76,34%, con valores que llegan al 84,11% en el grado superior”.

Claro, que la facilidad para encontrar un puesto de trabajo varía entre unas familias educativas y otras. Con los datos definitivos en la mano, las FP que antes colocan al alumnado aragonés son las relacionadas con la industria alimentaria: la mitad de sus graduados encuentran un trabajo ‘de lo suyo’ antes de que pase medio año, porcentaje que se eleva hasta el 75% en el transcurso de otros seis meses.

Cabe recordar, eso sí, que la implantación en la Comunidad de las titulaciones en torno a la industria alimentaria es muy reciente, y que de momento no hay una gran volumen de titulados, lo que acelera su absorción por parte del mercado. Las solicitudes de acceso a estas enseñanzas en junio de 2017 alcanzaron solo el 58% de los 212 puestos ofertados. El informe de Educación recomienda difundir mejor los nuevos perfiles entre las empresas del sector, al ser un sector en plena expansión. La próxima apertura del macrocomplejo de Guissona en Épila hace pensar que la demanda de profesionales del sector será ascendente.

La rama química es otra de las que tienen un notable índice de colocación (69,70%) a los doce meses de la graduación, según se desprende del mapa de la Formación Profesional y su empleabilidad en Aragón. Le siguen las siguientes familias: Textil, confección y piel (66%), Actividades físicas y deportivas (66%), Hostelería y Turismo (65%) y Agraria (65%). La penetración en el mercado es superior en los grados superiores que en los medios.

Contratos temporales

La edad también marca el ritmo a la hora de encontrar un empleo. Los menores de 25 años son los que lo tienen más fácil, especialmente si su titulación se corresponde con un grado superior. En cualquier caso, el informe recuerda que muchos de los estudiantes de más edad ya tienen un empleo y se matriculan en FP para aumentar sus competencias. Eso sí, en el primer contacto con el mundo laboral de quienes superan una FP predomina la contratación temporal: apenas el 4% de los estudiantes rubrican directamente un contrato indefinido.

La proporción por sexos de estudiantes se sitúa en torno al 60% de chicos y 40% de chicas, tanto en el nivel medio como en el Superior. La desproporción es más acusada en la FP Básica (71% de hombres por un 29% de mujeres). Las distancias varían mucho en función de la familia profesional y en algunas de ellas se da una enorme polarización. Así, las de imagen personal, textil o servicios socioculturales tienen una presencia femenina de cerca del 90%. Ocurre lo contrario en las relacionadas con transporte y mantenimiento de vehículos, electricidad, electrónica, energía y agua.

La Formación Profesional llega a 39 localidades diferentes de la Comunidad, una veintena de ellas de menos de 5.000 habitantes. La oferta de enseñanzas alcanza prácticamente la totalidad del catálogo nacional de títulos, a excepción de las relacionadas con el ámbito marítimo-pesquero, artista fallero, vidrio y alfarería. Si se eliminan los títulos correspondientes a estas familias profesionales, el grado de implantación del catálogo en Aragón alcanza el 86%.