Rubiales fulmina a Lopetegui y pone en su lugar a Fernando Hierro

Fernando Hierro es el hombre elegido para sustituir a Lopetegui hasta que acabe el Mundial. “Hay decisiones que se tienen que tomar. España es el equipo de todos los españoles, está por encima de todos nosotros y no se pueden hacer así las cosas”. Con estas palabras ha anunciado Luis Rubiales, presidente de la RFEF, la destitución del seleccionador Julen Lopetegui. “Las circunstancias nos han obligado a tomar esta decisión”, continuó el directivo, que considera que el trabajo del seleccionador ha sido “impecable”, pero “las formas también son importantes”. Hierro, hasta ahora director deportivo de la Federación y con la sola experiencia del Oviedo en los banquillos, asumirá las riendas de un grupo golpeado por los acontecimientos. El nuevo seleccionador comparecerá ante los medios a las 17:30, hora española, justo antes del entrenamiento del equipo. El nombramiento de Hierro se puede interpretar como una concesión a los jugadores, entre los que goza de gran respeto por su exitosa carrera profesional, en la que llegó a ser capitán de la Selección Española.

Nos quedamos en una situación dificilísima, muy muy complicada, por eso os pido poder irme pronto y ponerme a trabajar para elegir a un nuevo seleccionador”. “No se pueden hacer las cosas de esta manera, no me puedo enterar de la marcha del seleccionador con una o dos llamadas cinco minutos antes del anuncio”, continuó Rubiales. Lopetegui, quien tenía agendada una comparecencia ante la prensa esta misma mañana, no dará explicaciones hasta regresar a España. Según ha informado la RFEF, se trata de una decisión federativa. Lopetegui se lleva a dos preparadores físicos con él al Real Madrid.

Rubiales ha mantenido una reunión con los jugadores que ha retrasado la rueda de prensa. Los capitanes le han pedido que se mantuviese al seleccionador para no perjudicar al equipo a pocos días antes de comenzar el Mundial. Rubiales finalmente ha impuesto su criterio, traicionado por el comportamiento del seleccionador, que hace apenas tres semanas renovó su contrato. “Lo que no podemos hacer en la Federación es no cumplir con nuestros propios valores. Nos hubiera gustado terminar el Mundial en lo más alto con Julen al frente, y sé que las formas no han dependido solo de él, pero yo no puedo mirar hacia otro lado ante la gravedad del anuncio de ayer“.

Renuncia a la cláusula

“Estamos todos muy afectados, pero tenemos que pensar en lo mejor para la Federación y para España. Esta tarde, en el entrenamiento, conoceremos el nuevo ‘staff’. Soy consciente de que, pase lo que pase, va a haber grandes críticas contra mí, pero soy el primer directivo de la Federación y me veo obligado a tomar esta decisión”, explicó Rubiales.

La destitución implica, además, que la Federación renuncia a la cláusula de rescisión que iba a pagar el Real Madrid. “El dinero es importante, pero hay cosas que están por delante, nadie puede situarse por encima de las reglas. No hemos tenido ninguna información sobren esas negociaciones que el seleccionador estaba teniendo con el Real Madrid“. Rubiales, pese a que ha evitado hablar de traición y ha querido mostrarse diplomático, es notorio que se siente dolido con la actitud de Lopetegui y que eso ha pesado en su decisión.

“Os pido, por favor, el apoyo de todos y que recordeis que es de la Selección española de lo que estamos hablando. Tenemos que remar todos juntos”, se despidió Rubiales.

La nota publicada ayer por el Real Madrid, como informó este periódico, ha hecho saltar la concentración en Krasnodar. Rubiales voló de urgencia a Krasnodar desde Moscú, donde se encontraba para una reunión de la FIFA, con la idea clara de cesar al seleccionador y poner a otro técnico al frente. Ahora el equipo se enfrenta a un escenario desconocido, en tanto que no hay precedentes porque nunca un seleccionador nacional había sido destituido a falta de solo tres días del debut del equipo en el Mundial. Ahora todas nuestras esperanzas están en manos de Fernando Hierro.