Belloch: «El problema del separatismo solo lo arreglan los jueces o la Guardia Civil»

El exministro de Justicia e Interior, Juan Alberto Belloch, cree que los independentistas catalanes intentarán de nuevo emprender un proceso separatista “de manera explícita o tácita de incumplimiento del texto Constitucional” y por eso piensa queserá “inevitable” volver a aplicar el artículo 155 con un carácter más amplio y de mayor duración.

Según declara Belloch en una entrevista concedida a Efe, los separatistas catalanes “no se van a conformar con nada, ni con la reforma de la Constitución ni con la propuesta de un modelo federal” y “cualquier solución en el tiempo ni la plantean”.

Lo que sí comparte el actual magistrado de la Audiencia de Zaragoza es que hay que abordar una modificación de la Constitución que, no obstante, reconoce que “difícilmente va a servir para apagar el fuego del separatismo”.

Pero es que, en opinión del además exalcalde de Zaragoza, en España hay situaciones que “deberían tener respuestas diferentes también” debido a las especiales características de cada autonomía y por eso, la reforma de la Constitución debería incidir en lo que hizo la primera, como fue establecer dos vías de acceso a las competencias.

Porque para Belloch, el problema del separatismo “solo lo arreglan” los jueces o la Guardia Civil.

El problema es, ha advertido, que los jueces, cuando ponen en marcha un mecanismo, “ya no hay quien lo pare porque ningún juez se deja influenciar mas que por sus propios prejuicios” y es “absolutamente impensable” que acepte “el dedo de cualquier político”.

“El tiempo para el diálogo se ha acabado y una vez que llega al ámbito judicial se desarrollará de manera inexorable”, ha insistido.

No obstante, reconoce que la sentencia que derogaba determinados artículos del Estatuto de Cataluña fue “un disparate”, al igual que recurrir la norma catalana o hacer campaña en su contra porque “aceleraron algo que ha existido desde siempre”.

Pero también “fue un error” esperar tanto a aplicar el 155 que, a su juicio, “se tenía que haber hecho dos años antes, cuando todavía existía alguna posibilidad de control” pero “se hizo en una fase que ya era complicado”.

El exministro ha destacado asimismo el “despertar de los españoles haciendo cosas que nunca habían hecho, desde las banderas a acudir a manifestaciones” pero es algo que está demostrando que “hay un riesgo real de confrontación social”.