El Banco de España dice que Cataluña es aún el mayor riesgo económico doméstico

El Banco de España asegura que la incertidumbre política en Cataluña se mantiene entre los mayores riesgos domésticos para la evolución de la economía española, aunque insiste en que es difícil de medir y que su incidencia final dependerá de la “magnitud y persistencia” del episodio.

En su Informe Anual de 2017, la entidad constata que la escalada de tensiones, que alcanzo su cima en octubre de 2017, ha ido remitiendo desde entonces.

Según el informe, el alivio del grado de tensión en Cataluña podría conducir a un escenario de mayor crecimiento económico, mientras que un rebrote de las tensiones incidiría negativamente en la confianza de los agentes económicos y en la actividad.

“En este sentido, la incertidumbre que persiste sobre el devenir de la actual Legislatura, tras las elecciones autonómicas de diciembre pasado, podría afectar al proceso de normalización de la situación económica en Cataluña”, añade el informe.

Los indicadores económicos de los últimos meses del año pasado y los primeros de 2018 reflejan que la economía catalana se ha desacelerado en mayor medida que el resto de las comunidades autónomas de mayor tamaño, frente al dinamismo que mostró en la primera parte de 2017.

No obstante, el Banco de España dice que no resulta fácil determinar la media en que el comportamiento más desfavorable de esta comunidad está vinculado a la situación política, ya que hay otros factores que podrían estar afectando de manera simultánea a la economía catalana.

Añade que tampoco es fácil estimar en qué medida la situación de Cataluña podría haber afectado al dinamismo económico de otros territorios, tanto por los vínculos comerciales directos como por el clima de desconfianza.