Mark Zuckerberg asegura que la regulación de las redes sociales es inevitable

Catorce horas y 3.000 millones dólares más rico después de haber entrado al Congreso de EEUU para declarar por los problemas con la privacidad de los usuarios de su empresa, Mark Zuckerberg, fundador, dueño, presidente y consejero delegado de Facebook ha regresado al Congreso de Estados Unidos a su segunda ronda ante el Legislativo.

Esta vez ha sido ante el Comité de Energía y Comercio de la Cámara de Representantes, cuyos miembros han demostrado tener algo más de garra que los 44 senadores que el martes interrogaron a Zuckerberg en una sesión que éste transformó en un paseo triunfal en el que las acciones de su empresa subieron un 4,5% ante la disipación de los temores de que el Congreso fuera a imponer una regulación estricta de la red social. Fue el mejor día para las acciones de Facebook en dos años.

Con enemigos así, Zuckerberg – o, como se le conoce coloquialmente en Estados Unidos, ‘Zuck’ -, puede dormir tranquilo. Más tranquilo que con Cambridge Analytica, la consultora pro-Trump y pro-Brexit que obtuvo los datos de 87 millones de personas en Facebook sin que éstas lo supieran. Y entre ellos, los del propio Zuckerberg, como él mismo ha reconocido en la Cámara de Representantes.

El dueño de Facebook declaró también que no descarta llevar a Cambridge Analytica – fundada por el mayor apoyo empresarial de Donald Trump, el multimillonario Robert Mercer – a los tribunales.

De llevarlo a cabo, sería un proceso que Facebook no parece tener muchas opciones de ganar. Perdería, porque, aparentemente, Cambridge Analytica no violó la ley ni los términos de uso de Facebook. Es más: quien sí que no puso en práctica normas de protección de la confidencialidad de los datos que se había comprometido a respetar con los reguladores de EEUU fue Facebook.

Zuckerberg admitió que “es inevitable que haya alguna regulación” de Internet, aunque “hay que ser cuidadoso acerca de qué regulación se pone en práctica”. Es un paso más en relación a lo que había dicho ayer, cuando, ante la pregunta de si Facebook acepta regulación, replicó: “Si es la regulación correcta, sí”. Eso sí, no dijo cuál es la regulación correcta.