Cifuentes y Carmena homenajean a las víctimas del 11 de marzo

La presidenta regional, Cristina Cifuentes, y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, han colocado este domingo una corona de laurel en la fachada de la Real Casa de Correos de la Puerta del Sol ante la placa que recuerda a las 192 personas que murieron hace 14 años en los atentados del 11 de marzo de 2004. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy ha reclamado “memoria y unidad ante la sinrazón de la barbarie” en un mensaje a través de Twitter. La presidenta de la Comunidad de Madrid también ha incidido en la unidad de “todos” frente al terrorismo yihadista y en la “extraordinaria respuesta que tuvo el pueblo de Madrid”, que “se volcó con las víctimas”.

Cifuentes y Carmena han presidido desde las nueve, junto con los representantes de las asociaciones de víctimas, el acto solemne ante la fachada de la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional. Al tiempo, las campanas de todas las iglesias de la Comunidad han repicado durante cinco minutos. El acto también ha homenajeado la labor realizada por los servicios de emergencia.

HOMENAJES EN EL BOSQUE DEL RECUERDO Y EN LAS ESTACIONES DE SANTA EUGENIA Y EL POZO

A mediodíaen el parque de El Retiro, se celebrará el tradicional homenaje que cada año organiza la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) con motivo del Día Europeo de las Víctimas, al que asistirá el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y donde el presidente del colectivo, Alfonso Sánchez, leerá un manifiesto junto a los 191 cipreses y olivos que componen el Bosque del Recuerdo.

Por la tarde será el momento de las conmemoraciones en las estaciones de Santa Eugenia, a las seis de la tarde, y en El Pozo, a las siete, organizadas por la Asociación 11M Afectados del Terrorismo en colaboración con entidades vecinales.

Tras ello, la Orquesta de Cuerda y Coro de la Universidad Alfonso X el Sabio, bajo la dirección de Francisco Santiago, ha interpretado bajo la puerta principal de la Real Casa de Correos la obra Kyrie de Jorge Grundman y, finalmente, el himno nacional.

Al acto han asistido diversas personalidades que han rodeado el escenario junto a la placa, entre ellas, la delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa; el secretario general del PSOE-M, José Manuel Franco; la portavoz de Podemos en la Asamblea, Lorena Ruiz-Huerta; el portavoz adjunto de Ciudadanos, César Zafra; el portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, Enrique Ossorio; el consejero de Presidencia, Justicia y Portavocía del Gobierno regional, Ángel Garrido; el portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez Almeida; la portavoz municipal del PSOE, Purificación Causapié; y la portavoz de Ciudadanos en el Consistorio, Begoña Villacís.

Junto ellos también ha estado presente el consejero de Cultura, Turismo y Deportes, Jaime de los Santos; la consejera de Transportes, Vivienda e Infraestructuras, Rosalía Gonzalo; el consejero de Políticas Sociales y Familia, Carlos Izquierdo; el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz-Escudero; el consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, Pedro Rollán; la consejera de Economía, Empleo y Hacienda, Engracia Hidalgo; y la primera teniente de alcalde de Madrid, Marta Higueras, entre otros cargos municipales, comunitarios y de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado.

Por parte de las asociaciones de víctimas han asistido el presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Alfonso Sánchez; la presidenta de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, Ángeles Domínguez; el presidente de la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo, Eulogio Paz; y la presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo, Mª del Mar Blanco.

En total 193 personas de 17 nacionalidades distintas —la española fue la más numerosa con 143 víctimas— perdieron la vida en los atentados perpetrados por Al Qaeda: 34 perecieron en el tren que explotó en la estación de Atocha; 63 frente a su paso por la calle Téllez; 65 en el de la estación del Pozo; 14 en el que estaba en la estación de Santa Eugenia y 16 en diferentes hospitales. La última murió en 2014 tras permanecer en coma diez años.

A las 192 víctimas se sumó el policía del GEO Francisco Javier Torronteras tres semanas después, el 3 de abril de 2004, como resultado de las heridas sufridas cuando siete miembros del comando islamista autor de la masacre se suicidaron utilizando los explosivos que almacenaban en un piso de Leganés.