La UE quiere restringir el mercado único a Reino Unido si no cumple durante la transición

a Unión Europea (UE) se plantea emplear el acceso al mercado único comunitario como método para asegurar que el Reino Unido cumple con las reglas del periodo de transición del “brexit“, en el que seguirían aplicándose en este país todas las leyes comunitarias pese a que no tendrían derecho a voto.

Así lo señala un borrador sobre los términos del periodo de transición que publicó hoy la Comisión Europea (CE) y que explica las implicaciones a nivel legal que supondría esta etapa de la relación entre la UE y el Reino Unido, desde el 29 de marzo de 2019 hasta el 31 de diciembre de 2020.

El acuerdo “debería aportar un mecanismo que permita a la UE suspender ciertos beneficios para el Reino Unido derivados de su participación en el mercado interior”, señala el texto.

El borrador apunta que esta opción podría ser utilizada cuando se considere que llevar al Tribunal de Justicia de la UE una violación de los términos del acuerdo por parte del Reino Unido no “traería a tiempo los remedios necesarios” (para asegurar su cumplimiento).

Durante este periodo, el Reino Unido seguiría bajo la jurisdicción del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, por lo que en principio será esta corte con sede en Luxemburgo la que se asegurará de que el Reino Unido cumple con los términos previstos.

Las seis páginas del borrador del acuerdo, que será debatido por los veintisiete socios europeos antes de ser formalmente presentado al Reino Unido, incluyen además otras disposiciones sobre la participación de Londres en asuntos europeos durante este periodo.

El documento resume el mandato negociador otorgado a la CE por los Veintisiete en sus reuniones de abril y diciembre de 2017, así como las directivas negociadoras adoptadas el pasado 29 de enero.

Además de la ya conocida intención de que el Reino Unido siga atado por la normativa comunitaria hasta diciembre de 2020, la UE prevé que el Parlamento británico no entre dentro de su consideración de Parlamento nacional en lo que se refiere a los tratados y que, de la misma forma, el Banco de Inglaterra no sea considerado un banco central.

El acuerdo de la transición es precisamente uno de los asuntos que están abordando los equipos negociadores en su ronda de conversaciones técnicas de esta semana y se espera que el texto final que definirá la relación entre ambos durante esos 21 meses esté sellado antes de finales de marzo.