Aragón crea el Instituto de Salud Pública como anticipo a acoger la agencia estatal

La remodelación servirá para hacer frente a nuevos riesgos y a enfermedades emergentes

De momento se desconoce su ubicación y se bajara “dentro del departamento” pero “nos gustaría un espacio de la Expo”, ha dicho el consejero

El Gobierno de Aragón impulsa la aprobación de la ley autonómica de reforma de la dirección general de Salud Pública en un Instituto de Salud Pública, que servirá para anticiparse a los nuevos riesgos para la salud, mejorar los sistemas de vigilancia y respuesta rápida frente a alertas y emergencia, prestar más atención a los determinantes de la salud y atraer y retener el talento de los profesionales de la Salud Pública e incorporar a otras profesiones, sanitarias o no. Esta reforma implicaría una inversión de alrededor de 9 millones de euros que podrían “ser parcialmente subvencionados con el aumento de tasas por los servicios que generarán” y que se calculan en cinco o seis millones de euros. Así lo ha asegurado esta mañana el consejero de Sanidad, José Luis Bancalero; y la actual directora general de Salud Pública, Nuria Gayán. Bancalero ha hecho hincapié en que “no es un gasto, sino una inversión”.

Este miércoles comienza la consulta previa (30 días) del anteproyecto, que posteriormente se someterá a un proceso abierto a la ciudadanía, con el objetivo que “en 2026 sea una realidad”, ha señalado el consejero.

Esta reforma, que consideran “urgente”, llega con “8 años de retraso” porque otras comunidades ya han llevado a cabo este cambio e incluso también desde el Estado, con la creación de la Agencia Estatal de Salud Pública, a la que opta Aragón.

De hecho, la comunidad quiere convertirse en referente nacional de salud pública, contando con la administración, las sociedades científicas, el clúster de la salud y esta ley era necesaria para este paso, que ha contado con una fase de diagnóstico en la que han participado 450 profesionales, pero también se ha analizado los modelos que existen en España.

La segunda fase del proyecto de participación contempla la realización de talleres para recoger propuestas relacionadas con la implantación territorial, los retos de futuro como cambio climático y la globalización, la resistencia a los antibióticos y la promoción de hábitos saludables y las competencias profesionales.

Bancalero ha insistido en que “no se crea ninguna estructura” sino que se trasforma la actual. No está definida todavía la ubicación, ya que se “baraja que esté dentro del departamento”, aunque también ha asegurado que “nos gustaría en el espacio Expo, pero todavía está por definir”.

En cuanto al presupuesto, ha señalado que la reforma estaría estimada en los 9 millones, pero también ha dicho que actualmente el presupuesto de salud pública asciende a 51 millones (el 1,8% de sanidad) y su deseo es alcanzar “el 2%”. Además, el cambio lleva implícito el incremento de médicos especialistas en salud pública y preventiva, enfermeras comunitarias y otras profesiones no sanitarias como trabajo social “que actualmente solo hay 2”, ha explicado Gayán.

En cómo afectará al día a día del ciudadano la creación de este Instituto, ha señalado que, sobre todo para “anticiparnos a nuevos riesgos”, trabajando con el enfoque de salud global, que engloba salud animal, humana, medioambiental, etc; y para anticiparnos “ante el riesgo de una nueva pandemia.

La candidatura

El consejero de Sanidad ha sacado pecho al señalar que Aragón está en el “número 1” de la lista para acoger la Agencia Estatal de Salud Pública. De hecho, ha querido destacar los puntos fuertes de la candidatura, como son la existencia de “un ecosistema” para ser referente con investigadores de primer término; así como “la situación geográfica”, ya que está muy bien situada. La idea de Aragón no es “traer el 100% de la Salud Pública sino mantener el centro de emergencias en el ministerio”, lo que hará que un funcionario llegue de Madrid a, por ejemplo “su despacho en la Expo, en una hora y media”. También son “inputs positivos” que agrupa a todas las sociedades científicas y que “existe un gran consenso político” y se cuenta con el apoyo del ayuntamiento y con todos los ámbitos sociales y financieros.

En las próximas semanas se celebrarán en Zaragoza dos reuniones importantes. La primera, el 25 de junio, cuando se citarán el consejo impulsor e institucional de la candidatura de Aragón a ser sede de la Agencia Estatal de Salud Pública. Y dos días después, el 27 de junio, la capital aragonesa acogerá la reunión de todos los directores generales de Salud Pública. Preguntado por la fecha en la que se publicará en el Boa la creación de esa agencia, Bancalero ha señalado que todavía no hay fecha, pero espera que se avance en esa reunión, que será monográfica sobre la Declaración de Zaragoza, firmada en 2022 para reforzar la Salud Pública.