Como conocer a Jesús y a la Iglesia Católica III. Adviento

¿Que es el adviento?

Durante muchos siglos hubo una gran esperanza a que viniese al Mundo Jesús, el Hijo de Dios para salvar al hombre del pecado y de sus consecuencias: la muerte eterna. Dios  preparó la venida de su Hijo mediante la Antigua Alianza establecida con el pueblo elegido. Esto está recogido en los libros del Antigüo Testamento y se acaba con Juan el Bautista que es el último y el mayor de los profetas. Ahora la Iglesia establece el tiempo de Adviento en el que revivimos, en la celebración liturgica esa preparación y esa espera, del Nacimiento de Jesús.

¿Para que nos sirve este tiempo liturgico que termina en La Noche Buena en que celebramos el Nacimiento de Jesús y por eso se llama Navidad (Natividad)?

Para preparar rnuestros corazones y así, poder reconocer en este día, a Jesús como nuestro amigo y salvador. Jesús quiere decir Salvador porque nos salva de las consecuencias del pecado y además, porque nos quiere tanto, nos hace sus amigos y también nos hace hijos de Dios.

¿Que hemos de hacer entonces nosotros?

Preparar nuestros corazones para poder reconocerlo. Si leemos la Historia Sagrada recogida en el Antiguo Testamento, descubriremos que Dios Padre a pesar los descaminos del pueblo elegido, siempre perdona. Como ahora también perdona nuestras faltas , perezas y pecados porque es nuestro Padre y nos quiere. Pero es que además quiere que nos demos cuenta de que nunca estamos solos; que Él nos quiere y que como buen Padre nos quiere siempre feliices y alegres. Algunos no se dan cuenta y piensan que la felicidad de la Navidad proviene de los regalos, de las buenas comidas de que nos reunimos y cantamos juntos…. pero, eso lo podemos hacer en cualquier tiempo pero, lo hacemos en Navidad porque sentimos el Amor de Dios que se hizo Niño para que pudieramos abrazarle y besarle, sentir que nosotros también le queremos a Él.

Pero, para sentir que nos quiere a pesar de nuestros pecados, primero hemos de sentir que nos duele haberle ofendido y Él estableció la Confesión (el Sacramento de la Reconciliación), que es el Sacramento de la Alegría. Sacramento quiere decir que es un acto Sagrado instituido por Jesús como los otros Sacramentos. Que son siete.

¿Bueno, si hemos leido algo de la Historia Sagrada y además nos hemos dado cuenta de nuestras faltas, sobre todo de la de no acordarnos de Su amor y de no quererle y de, a veces,  no querer a los demás, pero nos hemos arrepentido y confesado. Ahora que nos falta?

Pues dedicarle mas tiempo a hablar con Él; a rezar. Porque de estas conversaciones saldrán propósitos de hacer las cosas mejor, de darle gracias  y de estar pendientes de lo que sobra en nuestras vidas (pereza, orgullo, envidia,…) y de lo que hemos de hacer porque tenemos muchos huecos y vacíos en nuestra vida.