La ACB admite “errores arbitrales”, pero no responde al ultimátum del Madrid sobre despedir a los árbitros

Mientras la indignación en el Real Madrid fue en aumento con el pase de las horas tras un final de locura en la final Copa del Rey, la ACB, responsable de la organización del torneo, tardó casi 24 horas en dar su versión. A través de un comunicado en su página web, el presidente del organismo, Antonio Martín, admitió “errores graves en el final del partido”, pero no toma ninguna medida contra los árbitros del encuentro.

Martín valoró el torneo como “un éxito organizativo con un excelente nivel deportivo, las mejores retransmisiones televisivas que hemos vivido en la historia de la competición y ocho aficiones volcadas con un gran ambiente”. No obstante, el dirigente explica que en la final “es evidente que han existido varios errores arbitrales graves al final del partido”.

Dos jugadas fueron el centro del conflicto. A once segundos de la conclusión, no se pitó una clara falta de Anthony Randolph sobre Chris Singleton y que hubiera certificado el triunfo azulgrana. Y casi sobre la bocina se dio por válida una canasta decisiva de Ante Tomic al considerar que había recibido un tapón ilegal de Randolph cuando el balón había tocado aro previamente.

Antonio Martín ahonda en que “por primera vez hemos puesto a disposición de todo el mundo la imagen del Instant Replay y por tanto toda la actuación en referencia a la jugada es pública y los aficionados han podido ver en directo exactamente lo que han revisado y la decisión que han tomado los árbitros. Por otro lado, también ha habido acciones que por reglamento no se pueden revisar por el Instant Replay y en las que no debería caber el error”.