El Huesca se da un homenaje ante el Valladolid

El triunfo, el más holgado de su brevísima trayectoria en Primera, le deja aún a ocho puntos de la salvación, a la espera de los resultados de Rayo y Leganés. Sin embargo, el Huesca se dio todo un homenaje en su estadio, donde liquidó al Valladolid con goles de Enric Gallego, Jorge Pulido, Moi Gómez y ‘Chimy’ Ávila. Los 6.052 espectadores que lo disfrutaron en El Alcoraz vibraron con la victoria ante el deprimido equipo de Sergio González, que sólo ha sumado cinco puntos en las últimas siete jornadas. [Narración y estadísticas (4-0)]

Un mes después de su sorprendente triunfo ante el Betis, el conjunto azulgrana superó las expectativas con una actuación irreprochable, donde mostró el acierto que tanto había extrañado ante Leganés, Atlético y Real Sociedad, partidos saldados sin un solo gol a favor. Para paliar ese déficit, nadie mejor que Enric Gallego, incorporado hace apenas dos semanas, autor del decisivo 1-0 en una acción que asombró por su simplicidad.

Un despeje bastante forzado de Pulido desde su área bastó para la prolongación de cabeza del ‘Cucho’ Hernández. La lentitud de Fernando Calero fue aprovechada por Enric Gallego, poderoso en la carrera y hábil en la definición entre las piernas de Jordi Masip. La rápida ventaja, antes del cuarto de hora, asentó al Huesca en sus convicciones y sumió al Valladolid en una preocupante melancolía.

Susto para Etxeita

La baja del sancionado Míchel pesó demasiado en la medular blanquivioleta y el Huesca mantuvo el aplomo para mantener el resultado antes del descanso. La mejor ocasión visitante llegó tras una pifia de Roberto Santamaría, incapaz de embolsar un centro de Rubén Alcaraz. El rechace tropezó en Xabi Etxeita y el balón se perdió a escasos centímetros del palo derecho de su portería.

Ese guiño de la fortuna fue sólo el anticipo de lo que aguardaba en la segunda parte, donde el Huesca definió cada acercamiento con precisión quirúrgica. En el minuto 50, un saque de esquina de Moi Gómez fue cabeceado a la red por Jorge Pulido. Apenas una jugada más tarde, el ex futbolista del Villarreal aprovechó un fallo en cadena de la zaga visitante para transformar el 3-0.

Doble intervención del VAR

Los hinchas aragoneses se frotaban los ojos en las tribunas porque su equipo mostraba, de largo, la mejor imagen de la temporada. Además, el acercamiento más inquietante del conjunto castellano quedó truncado por el VAR, después de que Óscar Plano rematase en evidente posición de fuera de juego. Por si fuera poco, apenas dos minutos después, ‘Chimy’ Ávila machacó con el 4-0 en otra acción revisada por el videoarbitraje que sí fue dada como válida por Munuera Montero.

Los seis minutos de tiempo añadido fueron aprovechados por la afición oscense para entonar un grito por la salvación: “¡Sí, se puede!” Un objetivo por el que aún deberá emplearse a fondo el Valladolid. La última mala noticia de una noche para olvidar fue la amarilla a Calero, que le aparta del choque del próximo viernes ante el Villarreal.