Las Cortes ‘junior’ aprueban crear grupo de niños que peleen por ser felices

Unas Cortes de Aragón reconvertidas en sesión “junior” sacan adelante tres iniciativas en favor de la igualdad, con el compromiso de formar un gran grupo de cuantos más niños mejor que “peleen por ser felices, tanto por ellos mismos, como por los niños de su alrededor que lo necesiten”.

Esta iniciativa, surgida de los alumnos del Colegio Cardenal Xavierre de Zaragoza, ha sido la más votada de entre las tres aprobadas, seguida de la propuesta del Colegio Rural Agrupado (CRA) de Albarracín (Teruel), que aboga por denunciar siempre el maltrato a la mujer como un ataque a la igualdad, y la del Colegio Santa Ana de Sabiñánigo (Huesca), que se compromete a “enseñar a los pequeños a utilizar la igualdad como un derecho de cada sociedad”.

Un total de 70 escolares de las tres provincias se han convertido hoy en “diputados por un día” en una nueva edición del Pleno infantil, enmarcado dentro del programa educativo de Aldeas Infantiles SOS ‘Abraza tus valores’, que este año se ha centrado en la igualdad.

Emulando una sesión cualquiera de la Cámara, los pequeños se sientan en el hemiciclo como lo hacen los grupos parlamentarios de “los mayores”. Así, en líneas generales, el alumnado zaragozano ocupa los escaños del Grupo Popular, el altoaragonés se sitúa justo enfrente, en la bancada socialista y la del Grupo Mixto, mientras que los estudiantes de Albarracín se han colocado entre ambos, en los asientos de PodemosPAR y Ciudadanos.

Antes de que la presidenta, Violeta Barba, inaugurara oficialmente la sesión, los niños han protagonizado una suerte de Pleno improvisado que han aprovechado para dar a conocer sus fiestas, su gastronomía o sus quejas.

Con un respeto al otro y una compostura que ya quisieran para sí los parlamentarios ‘senior’, han reclamado colegios más grandes, con más campos de fútbol y han promocionado sus respectivas fiestas, con los cabezudos, ferias o actividades divertidas para “descansar de los padres que se van a las verbenas”.

A continuación, la presidenta de la Cámara, quien ha asegurado que la igualdad de oportunidades es el valor que guía a todos los diputados aragoneses, ha instado a estos escolares a defenderla, hagan lo que hagan cuando sean mayores.

El presidente de Aldeas Infantiles, Pedro Puig, ha recordado que la igualdad sin distinción es el primero de los derechos recogidos en la Declaración de Derechos del Niño.

Hechas las intervenciones protocolarias, ha sido el momento de que los representantes de los tres colegios leyeran los manifiestos y compromisos que han elaborado de forma participativa.

El alumnado del Colegio Santa Ana se ha centrado en la búsqueda de la igualdad de oportunidades, el del CRA de Albarracín ha hecho lo propio con la igualdad de género y el del Cardenal Xavierre de Zaragoza ha reflexionado sobre la diversidad y la felicidad de los niños.

La primera en subir a la tribuna de oradores ha sido la portavoz parlamentaria del centro educativo de Sabiñánigo, Rocío Sáenz, quien ha dicho que la igualdad significa que todos los seres humanos tienen “el mismo valor” y deben ser tratados por igual, independientemente de origen étnico, orientación sexual o discapacidad.

Ha insistido en que la educación en igualdad da la herramienta para la prevención y la erradicación de la violencia y ha pasado a leer los cuatro compromisos que su colegio presentaba a la Cámara, entre los que ha destacado el de “intentar que cada niño sea capaz de buscar su esencia y así construir el respeto hacia el otro, porque es muy igual a él” o el de “enseñar a los pequeños a utilizar la igualdad como un derecho de cada sociedad”, que es el que finalmente se ha aprobado.

Desde el CRA de Albarracín, Maya Zeltner ha incidido en la igualdad de género y ha aseverado que “un niño no se puede creer que puede jugar al fútbol mejor que una niña”, que “no hay colores para chicas y para chicos”, que pueden trabajar de lo mismo o que los hombres pueden ser “más fuertes” físicamente, pero que las mujeres son más fuertes “en el corazón”.

En esa línea han ido sus propuestas, entre las que ha destacado, además de la aprobada en pro de denunciar el maltrato, el compromiso a tener recreos de igualdad en los que “los niños jueguen con muñecas y las chicas tengan capas para torear”.

Por último, Leyre Diana Barna, alumna del centro zaragozano, ha acompañado su exposición de unas cartulinas con ilustraciones que mostraba su compañera Candela Genzor.

“Igual lo que me hace gracia a mí, molesta a mi compañero”, ha manifiestado para instar a respetar a los que nos rodean y, con una cartulina con el lema “somos invencibles”, ha apostado por “no solo ser feliz, sino contagiar la felicidad a los demás”.

Al finalizar las intervenciones, los 70 diputados infantiles han depositado su papeleta en la urna y del recuento han salido los tres compromisos más votados.