Infancia, aragonesismo y mediación, las prioridades del nuevo Justicia

El nuevo justicia de Aragón, Ángel Dolado, ha comenzado a trabajar con su equipo de asesores, que hoy ha presentado a los medios, que trabajará por áreas, entre las que se han marcado como prioritarias las cuestiones relacionadas con la defensa del menor, con el aragonesismo y con la mediación extrajudicial de los conflictos.

Un equipo, según ha dicho hoy Dolado a los medios de comunicación, compuesto por personas elegidas por su amplia experiencia en los campos que se les han encomendado, con capacidad de liderazgo y con potestad para representar al Justiciazgo allí donde el titular de la institución no pueda estar.

Dolado, quien hasta su nombramiento era magistrado en el Juzgado de Familia de Zaragoza, ya propuso en su primera reunión al presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, asumir las competencias como defensor del menor.

Al respecto, ha explicado que el deso del Justicia es que esta misma legislatura se constituya una mesa técnica con representación de todos los partidos políticos para pactar una nueva Ley del Menor que incluya una disposición en la que se fije que la institución asume las competencias de la defensa del menor. De estos asuntos se encargara Andrés Esteban, educador especializado y funcionario en el Instituto Aragonés de Servicios Sociales.

La defensa del aragonesismo es otro de sus retos, ha reconocido, y de estos asuntos se encargará Juan Campos, licenciado en Derecho, colaborador activo en diversas organizaciones no gubernamentales y hasta ahora miembro de Chunta Aragonesista, quien fue asesor de José Antonio Labordeta en el Congreso de los Diputados.

También dependerá de Campos el tercer reto principal que se ha marcado Dolado, el relacionado con la mediación.

Su trabajo consistirá, ha explicado, en establecer un diagnóstico acerca de los asuntos que llegan al Justicia y que puedan encajar en procesos de mediación precontenciosa, mediante su derivación a colegios profesionales como los de abogados o psicólogos, entre otros.

“No vamos a hacer nosotros la mediación, pero seremos la primera puerta para diagnosticar qué asuntos pueden ir” a este proceso, ha precisado Dolado.

El abogado Javier Hernández, quien trabajó también con el Justicia Juan Monserrat, es el asesor jefe de la institución, mientras que María Jesús Lite, funcionaria de carrera destinada hasta ahora en el departamento de Desarrollo Rural, ocupará el puesto de jefa de gabinete y secretaria general.

Dolado ha mantenido a dos asesores del anterior justicia: Isabel de Gregorio, experta en asuntos relacionados con pensiones, prestaciones y subvenciones, y José Lacruz Mantecón, especialista en tasas e impuestos.

Carmen Gracia, experta universitaria en gestión sanitaria, asumirá los casos relacionados con la sanidad y dependencia, y María Jesús Gimeno, funcionaria del cuerpo de enseñanzas medias del Gobierno de Aragón, de los relacionados con la educación.

De la atención al ciudadano y de filtrar en primera instancia los asuntos que llegan a la institución del Justicia se ocupará David Acín, licenciado en Derecho, máster en seguridad y funcionario en la Policía Local de Zaragoza con destino en la secretaría técnica.

Dolado ha indicado, por otro lado, que se han amortizado dos puestos del equipo del anterior Justicia, una secretaria y un asesor, que supondrá un ahorro de en torno a 100.000 euros al año, aunque ha reconocido que es probable que haya que reordenar la estructura en el caso de que finalmente el Justiciazgo asuma las competencias de defensa del menor.

También está previsto ahorrar en publicaciones, con el ánimo de actualizar el servicio a las necesidades del siglo XXI, ha indicado.