Antonio Rúa, Comisario Jefe de la Unidad de Policía Adscrita a la Comunidad

Gallego “de nacimiento, de corazón y convicción”, como él mismo asegura, Antonio Rúa se siente unido a Aragón, donde llegó con 18 años. Desde el 26 de enero, es el nuevo comisario jefe de la Unidad de Policía Adscrita a la Comunidad.

Su primer destino, en la Jefatura Superior de Navarra entre 1979 y 1985, fue la Brigada de Policía Judicial en Estupefacientes. Cometido que mantuvo al incorporarse a la Jefatura Superior de Policía de Aragón en 1986, en la Brigada Provincial de Zaragoza.

Fue secretario general de la Jefatura Superior de Policía de Aragón hasta enero de 2012. Tras ascender a comisario en 2015, ha permanecido hasta la fecha como jefe de la Brigada de Información. En los últimos 10 años ha sido el responsable operativo de la lucha antiterrorista tanto contra ETA y Grapo como contra las organizaciones de origen yihadista. Posee numerosas distinciones públicas, entre otras la Cruz al Mérito Policial con distintivo rojo, uno de los principales reconocimientos del cuerpo para el personal en activo.

Hace un balance positivo de sus primeros meses en la Unidad de Policía Adscrita, pero admite que ha notado el cambio con su anterior destino y reconoce que “la falta de personal” no les deja asumir todas las competencias que deberían.

Pregunta.- ¿Qué balance hace de estos meses en el cargo?
Respuesta.- No puede ser más positivo. He tenido un apoyo total por parte de la Consejería y de la Dirección General de Justicia e Interior. Sobre todo por parte de su directora general, María Ángeles Júlvez, he tenido un apoyo personal y profesional increíble.

P.- ¿Cómo ha encontrado la unidad?
R.- Perfectamente estructurada, aunque siempre hay que hacer algún cambio, y a un grupo de profesionales muy importante. Gente muy especializada y con muchas ganas de trabajar. El ambiente de trabajo es fenomenal.

P.- Usted llega desde la Brigada de Información, ¿ha notado mucho el cambio?
R.- La verdad es que sí. No solo en la Brigada de Información, sino en los otros destinos que he tenido anteriormente, excepto un periodo de cuatro años en el que estuve en la Secretaría General de Jefatura, han sido siempre puestos operativos, puestos de calle donde las funciones están relacionadas con tema Penal y delincuencial.

Esta unidad está mucho más enfocada a temas administrativos, aunque como seguimos siendo policías, si vemos cualquier delito o infracción de norma tenemos que actuar igual. Ahora bien, en el día a día, el trabajo es completamente diferente.

P.- ¿Hay algún avance para cubrir las vacantes existentes en el personal activo de la unidad?
R.- En realidad pocos. Antes de la toma de posesión, hubo una reunión de la Comisión Mixta y se barajó la posibilidad de que las 50 plazas en segunda actividad se pudieran reconvertir en puestos en activo, pero hoy por hoy se ve complicado. Estamos intentando, al menos, que nos cubran las 14 vacantes que hay. Esto es más fácil, pero hoy por hoy tampoco hay avances.

P.- Al margen de esta cuestión, ¿ha detectado usted alguna carencia más en la unidad?
R.- No, la carencia más importante es la falta de personal, que no nos deja asumir todas las competencias que deberíamos. A nivel de medios materiales, siempre se puede mejorar, pero está muy bien.

P.- ¿Qué le parecen las últimas protestas de policías y guardias civiles por la equiparación salarial entre Fuerzas y Cuerpos de Seguridad?
R.- Se ha publicado ya en el BOE el acuerdo entre el Ministerio del Interior y los representantes sindicales. Yo particularmente creo que es un buen acuerdo. Siempre se pueden conseguir más cosas, pero es un buen acuerdo. La parte negativa es la división que ha habido dentro del Cuerpo entre la unidad sindical y compañeros que han ido por otro lado.

P.- En su discurso habló de dar más visibilidad a la unidad, un objetivo de su antecesor, ¿considera que tiene poco reconocimiento?
R.- Yo hablaba más de proximidad al ciudadano que de visibilidad. Estamos para intentar solucionar los problemas a los ciudadanos. A la Policía se le reconoce más cuando detiene gente o resuelve un caso, pero en realidad lo importante es la prevención, estar cerca para poder dar una solución antes de que se produzca el hecho delictivo.

P.- ¿Ya se ha dado algún paso en ese sentido?
R.- Si tuviésemos más personal, podríamos sacar más gente, tener más coches en la calle y, en definitiva, tener más proximidad al ciudadano y más visibilidad.

P.- En su toma de posesión también propuso una mayor colaboración entre las diferentes Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, ¿hay deficiencias?
R.- Hasta ahora no ha habido ningún problema importante con ningún otro Cuerpo.

P.- El control del juego es una de sus competencias. El año 2016 terminó con un repunte de las sanciones a las salas de juego ¿cuál es la situación en la actualidad? ¿Se detectan menores en estos salones?
R.- No se pueden echar las campanas al vuelo, pero desde que se realiza la labor de inspección y propuestas de sanción por parte de la Unidad se ha reducido bastante la problemática. Eso no significa que no tengamos ese problema. De hecho, en 2017, el número de inspecciones se mantuvo más o menos similar a 2016. La labor que hacemos se sigue manteniendo para evitar que tanto los menores como “los prohibidos” puedan entrar a las salas de juego. El control de estas salas es la segunda competencia que más trabajo nos da, pero el trabajo de protección a menores es, personalmente, el más bonito.

P.- Su antecesor apuntaba la posibilidad de asumir otras competencias en materia de patrimonio o medioambiental ¿qué le parece?
R.- Perfecto. Esta unidad está creada para coger, sobre todo, las competencias sobre las que pueda legislar la Comunidad Autónoma. No hablamos de quitarle competencias a nadie, sino de sumar. Con la falta de personal, ahora no podemos plantearnos asumir más competencias. Con el tiempo, si viene más personal será la Dirección de Justicia e Interior la que determine que competencias se pueden o no asumir.

P.- ¿Qué mensaje le trasladaría a la ciudadanía?
R.- El mismo que tenemos en mente desde la Policía, que somos servidores de los ciudadanos y estamos para conseguir que haya una seguridad cuanto más importante, mejor. Pueden contar con nosotros, que para eso estamos aquí.