ZEC aprovechará su golpe en las sociedades para intentar municipalizar de forma unilateral

La toma del poder de las sociedades municipales por parte de ZEC puede tener una importante consecuencia: la municipalización de algunos servicios públicos. Es uno de los objetivos del programa del gobierno, y hasta ahora no ha podido ejecutarlo por no haber logrado reunir la mayoría necesaria. Ahora, al asumir el control de los entes municipales de forma unilateral, se abre la puerta a que puedan internalizar algunos servicios sin necesidad de apoyos. Así lo confirman diversas fuentes del gobierno, que señalan que “cualquier contrato de las sociedades que expire en los próximos meses es susceptible de ser remunicipalizado”.

ZEC pasó el viernes a controlar directamente y con mayoría las cuatro sociedades municipales: Zaragoza Vivienda, Zaragoza Cultural, Zaragoza Deporte y Ecociudad Zaragoza. En una maniobra sin precedentes en el Ayuntamiento, expulsó de los consejos de administración a casi todos los concejales de la oposición, que dejaron de reflejar la representatividad del pleno municipal, como sucedía hasta ahora. El gobierno lo justificó como “aplicación de la ley de Capitalidad”, mientras que la oposición lo calificó de “golpe de Estado”.

El efecto más inmediato llegó a Ecociudad, donde ZEC cesó a la presidenta, María Navarro (PP), para poner de nuevo al alcalde, Pedro Santisteve. Esta es, precisamente, la sociedad que tiene más opciones de afrontar algún proceso de remunicipalización. Por ejemplo, con el servicio de alcantarillado, cuyo contrato termina en mayo. FCC ya anunció por carta a Ecociudad que renuncia a las prórrogas a las que tenía derecho. El concejal de Servicios Públicos, Alberto Cubero –que es el nuevo vicepresidente de Ecociudad– ha mostrado su apoyo y solidaridad a los trabajadores en varias ocasiones.

Fuentes del gobierno admitieron ayer que los contratos de esta sociedad se estudiarán con lupa, y más cuando ZEC presentó un decálogo para la gestión de Ecociudad en el que fijaba, entre otros objetivos, la gestión pública del ciclo integral del agua. En cualquier caso, las citadas fuentes señalaron que se estudiarán todos los casos de todas las sociedades. En Zaragoza Deporte, por ejemplo, en marzo del año pasado la oposición frenó un intento de municipalizar el mantenimiento del Palacio de los Deportes, con 12 trabajadores.

“Nos lanzaremos si se trata de un contrato que termina, si se demuestra que la gestión directa es más barata y si se puede subrogar a la plantilla”, dijeron ayer desde el gobierno sobre este tipo de procesos. “Se estudiarán todos los casos”, añadieron.

Además, tampoco se descarta que el gobierno quiera utilizar Ecociudad para retomar la posibilidad de internalizar el servicio de Parques, cuya contratación está ahora mismo paralizada. Varios informes municipales ya apuntaban a esta sociedad municipal como uno de los posibles caminos para lograr este objetivo, primordial para ZEC, que la mayoría del pleno le ha negado hasta ahora.

No obstante, fuentes del gobierno advertían de que, para ello, podrían encontrarse con un importante obstáculo: el Ayuntamiento de Zaragoza debería previamente encomendar el mantenimiento de los parques a la sociedad Ecociudad, una decisión que sí tendría que pasar por el pleno municipal, donde ZEC sí necesita apoyos.

Pontoneros, lo antes posible

Otra de las medidas que ZEC va a poder impulsar con su nueva mayoría en las sociedades es el proyecto para el viejo cuartel de Pontoneros, en la calle Madre Rafols. El proyecto, de 6,5 millones de euros, se ha quedado en el limbo en dos ocasiones por la negativa de PP, PSOE y Ciudadanos. Ahora, ZEC puede impulsarlo de manera unilateral. Según confirmaron ayer desde Zaragoza Vivienda, se convocará un consejo de administración “a la mayor brevedad posible”. Aunque dependerá de la agenda, podría ser este mismo mes.

Según las citadas fuentes, ZEC no descarta incluir en el proyecto parte de la idea del PSOE de que el viejo cuartel incluyera una residencia de estudiantes universitarios. Los socialistas querían que fuera un uso exclusivo, mientras que el gobierno solo lo admitía para un tercio del edificio, ya que quería mantener la esencia de su proyecto de alojamientos sociales con zonas y servicios compartidos. En esa primera reunión de Zaragoza Vivienda también se incluirá una medida para la que ZEC no tenía asegurada la mayoría, como es la enajenación de dos parcelas municipales bajo la fórmula de derecho de superficie, por la que se cede el uso de un suelo por un tiempo determinado en una especie de alquiler.