Vall d’Hebron instala el acelerador de radioterapia más moderno de España

El Hospital de la Vall d’Hebron de Barcelona ha instalado el acelerador de radioterapia vulométrica Halcyon en España, el más innovador, gracias a la Fundación Amancio Ortega, que ha donado en total siete millones de euros en tecnología punta para la compra de tres equipos para luchar contra el cáncer. Esta nueva tecnología permite mejorar considerablemente la precisión, la seguridad y la confortabilidad en los tratamientos oncológicos.

Este acelerador de radioterapia empezó a trabajar la semana pasada con tratamientos de alta precisión, consiguiendo actuar de forma muy rápida (con casi la mitad del tiempo que el tratamiento) y segura y con una alta calidad de imagen. La tecnología se usará especialmente para abordar turmores de la zona pélvica, como los de próstata o los ginecológicos. También se tratarán pacientes con cáncer de pulmón. Este acelerador es el primero que se instala en España, aunque en Europa ya hay otros 19.

Los doctores Jordi Giralt y Mercè Beltran, jefes del Servicio de Oncología Radioterápica y del Servicio de Física y Protección Radiológica, respectivamente, han detallado que el acelerador es el más moderno en su campo ya que distribuye las dosis de radiación idóneas para los tratamientos de radioterapia de intensidad moderada (IMRT) y arcoterapia volumétrica de intensidad modulada (VMAT).

“Con esta máquina podemos administrar altas dosis de radiación en los tumores aplicando niveles bajos de dosis en los tejidos sanos, lo que reduce los efectos secundarios del tratamiento”, ha indicado Beltran. La dirección del hospital calcula que unas 450 personas enfermas de cáncer al año se podrán tratar con el nuevo acelerador en Vall d’Hebron.

«Cómoda y rápida»

Francisco Rubio, un paciente con cáncer de próstata, ha sido de los primeros pacientes en ser tratado con la nueva tecnología instalada en Vall d’Hebron y este lunes ha dicho a los periodistas, tras su sesión de radioterapia, que “es cómoda, rápida y sólo tardo ocho minutos“, a diferencia de los 25 minutos que tardaba en recibir el tratamiento su mujer, que también estuvo enferma de cáncer.

Una novedad de este nuevo acelerador de radioterapia es que incluye un sistema de control de imagen obligatorio, ya que cada día toma una imagen del paciente colocado en la mesa de tratamiento antes de administrar la dosis de radiación.

“En pocos segundos, Halcyon compara la imagen del tratamiento planificado con la imagen real del día y aplica automáticamente los desplazamientos necesarios para que el paciente reciba la radioterapia en el lugar calculado“, ha precisado la doctora Beltran.

Sin sensación de claustrofobia

La sala o búnker, como la llaman las personas que trabajan en ella, en la que está instalada la nueva tecnología ha sido adaptada especialmente y se han hecho, además, dos falsas ventanas de techo que simulan un cielo con nubes, si el tratamiento se recibe por la mañana, o con estrellas, si es de noche, para evitar la sensación de claustrofobia que puede causar estar en ese lugar, ha explicado la doctora Beltran.

Giralt ha indicado, en este sentido, que “se ha creado un ambiente más amigable instalando estas luminarias que reproducen la luz del día, unos detalles que son importantes para dar confort a los pacientes, especialmente cuando tratamos a niños”.

Vall d’Hebron incorporará antes de final de año dos máquinas más gracias a la donación de la Fundación Amancio Ortega, una para tratar tumores infantiles con una máxima precisión y otra para el cáncer de mama.