Víctor Fernández: “Las cosas van a salir bien, estoy convencido”

Víctor Fernández ya ejerce como nuevo entrenador del Real Zaragoza. Lo hace tras una breve sesión de fotos en el césped y el banquillo de La Romareda, con la última luz natural de este martes 18 de diciembre, que dio paso a casi media hora de comparecencia ante los periodistas en la sala de prensa del estadio. El técnico aragonés se mostró sincero, con hondura en sus frases, con sentimiento personal en este nuevo hilo de unión con el club que lo lanzó al estrellato del fútbol español y europeo a principios de los años 90.

De entre las muchas ideas que lanzó al aire Víctor en su reencuentro con su pasado, la más próxima a las necesidades que lo han repescado para volver a tomar el timón del banquillo del Real Zaragoza es la que hace referencia a la encomienda de sacar al equipo de la zona baja de la Segunda División, de unos agónicos puesto de descenso que encendieron hace días todas las alarmas y que buscan en su figura carismática un estímulo extra para que la plantilla reaccione cuanto antes y con solvencia: “Las cosas van a salir bien, estoy convencido”, espetó Fernández con seguridad en su trabajo y su aplicación de cara a los próximos 6 meses que aguardan de lucha contrarreloj en la clasificación.

“Vengo con toda la ilusión del mundo. Sin ilusión no se puede afrontar un desafío de esta envergadura. En el momento que me lo plantearon, me sentí con la obligación de responder sí. Esta es mi casa, le debo mucho al Real Zaragoza, jamás podré compensar lo que me ha dado. Así que, en estos momentos de dificultad, no tenía ninguna duda de que debía acudir”, expuso Víctor Fernández al inicio de sus palabras hacia la afición.

Con 58 años, con la mayor parte de su carrera profesional cubierta, el retorno de Víctor al Real Zaragoza ha sido para muchos, dentro y fuera de Aragón, una sorprendente y celebrada noticia en las últimas horas. El preparador zaragozano explicó así su sentir al respecto: “Unos amigos se han enfadado porque he aceptado, por ese sentimiento de protección que tienen hacia mí. Otros amigos están de acuerdo con mi decisión. Yo no he tenido ese dilema, sobre si hay mucho a ganar y poco a perder o lo contrario, porque pienso en positivo. Las cosas van a salir bien, estoy convencido. No tengo miedo. Porque el miedo te atenaza, no te permite vivir ni expresarte. Tengo fe y convicción. Con el apoyo de todos, esto va a salir adelante”, apostilló en el prólogo de su densa puesta de largo en La Romareda.