Celaá justifica su inacción contra el adoctrinamiento en Cataluña porque controlar los libros es “censura”

La ministra de Educación, Isabel Celaá, no rectifica. Insiste en desacreditar el informe elaborado por la Alta Inspección del Estado en el que se desgrana el adoctrinamiento en los libros de texto en Cataluña. Pese a haberlo publicado este diario, la ministra se niega a hacerlo público y mantiene su afrenta a los inspectores educativos, al calificar el informe de “falta de rigor”. “¿Es descuido, falta de rigor o simple mala fe?”, se ha llegado a preguntar la ministra para desacreditar el informe, intentando poner de manifiesto contradicciones en el texto.

Tanto el Gobierno de Mariano Rajoy como el de Pedro Sánchez han mantenido oculto el informe. Y no sólo eso, sino que pese a tener conocimiento del contenido del mismo han desechado tomar cartas en el asunto. En el caso de la actual ministra de Educación, Isabel Celaá, esta ha justificado su inacción amparándose en que a Constitución eliminó “la censura previa” y “poco después la autorización de los libros de texto” y que el procedimiento es denunciar ante los tribunales ordinarios los supuestos casos de adoctrinamiento y a partir de ahí se establece la resolución. “¿Se acuerdan ustedes de que la Constitución de 1978 eliminó la censura previa y, poco después, la autorización de los libros de texto?”, le ha dicho a Girauta.

Celaá ha tenido que pronunciarse por primera vez públicamente sobre el informe que oculta su departamento ante la pregunta formulada por Juan Carlos Girauta, portavoz parlamentario de Ciudadanos, en la sesión de control al Gobierno. “Dejan una cosa del Estado en manos de aquellos que organizan golpes de Estado. Usted y Méndez de Vigo -ministro de Educación con el PP– han sido negligentes, han permitido que la educación sea una herramienta política”, ha diho Girauta en referencia a que los gobiernos del PP y el PSOE hayan ocultado el informe y no hayan actuado. “El aula es sagrada y no entender eso es un liberticidio”.

La ministra ha justificado la ocultación del informe amparándose en su “falta de rigor” y en que recoge contradicciones por parte de los inspectores. Ha puesto como uno de sus ejemplos un libro de 4º de la ESO de Lengua Castellana y Literatura con el mismo ISBN, que según ella, una Alta Inspección dice que no nombra la Constitución y otra sí; una habla de las competencias y otra no…. Su defensa ha sido cargar contra los inspectores.

La respuesta de Celaá ha molestado a Ciudadanos. “Me parece increíble que el Gobierno está diciendo abiertamente, a boca llena, que no se cree a los funcionarios del Estado y se crea antes a Torra. Es vergonzoso”, ha expuesto Albert Rivera. Ciudadanos ha solicitado de forma oficial al Ejecutivo que haga público el informe que la ministra insiste en no publicar, pese a las revelaciones de este diario. “Les pido a Celaá y Sánchez que lo publiquen y nos digan exactamente por qué no se creen a los funcionarios y si les están acusando de cometer delitos. Tienen obligación de ello, sino estarían cometiendo una grave irresponsabilidad”.