Màxim Huerta presenta su dimisión a Pedro Sánchez en La Moncloa

El ministro de Cultura, Màxim Huerta, va a anunciar su dimisión en una comparecencia las 19.00 horas en la sede del Ministerio, según ha podido saber EL MUNDO. Huerta no ha durado como titular de Cultura y Deportes ni una semana. El escándalo del fraude fiscal por el que fue condenado ha acabado con él.

Antes de su comparecencia, prevista inicialmente a las 18.00 horas, Huerta ha acudido al Palacio de la Moncloa a presentar su dimisión a Pedro Sánchez.

La dimisión llega 12 horas después de conocerse que defraudó a Hacienda 218.322 euros empleando una sociedad para cobrar lo que recibía por participar en El programa de Ana Rosa de Telecinco y tras saberse además que intentó colar a Hacienda más de 300.000 euros de gastos injustificados.

El fraude detectado por la Agencia Tributaria y ratificado en mayo del año pasado por la Justicia corresponde a los ejercicios fiscales de 2006, 2007 y 2008. En total, Hacienda reclamó a Huerta 366.000 euros por el fraude.

El ministro empleó un sistema que llegó a estar muy extendido en varios sectores profesionales, entre ellos el de la comunicación: crear una sociedad cuyo único fin era recibir los fondos pagados al periodista, permitiendo así tributar por el impuesto de sociedades y no por el IRPF, siempre más gravoso. En este caso, la sociedad creada a tal efecto por Huerta en 2006 fue Almaximo Profesionales de la Imagen SL. Esta sociedad pagaba sólo una parte “mínima” de lo recibido al entonces periodista y únicamente por esa cantidad éste pagaba IRPF. Además, cargaba unos gastos injustificados a la sociedad, al no estar relacionados realmente con su actividad. Hace unos años Hacienda comenzó a perseguir ese tipo de sistema, exigiendo que todo lo recibido por la sociedad estuviera sometido a IRPF.

Los informes de Hacienda indican además que en los tres ejercicios fiscales examinados (2006 a 2008) Màxim Huerta presentó como gastos de esa sociedad casi 460.000 euros. La Agencia Tributaria los examinó y concluyó que sólo un tercio estaban realmente relacionados con la actividad laboral del periodista y que por tanto podían deducirse. Otros 310.150,15 euros eran gastos que nada tenían que ver. A juicio de Hacienda, Huerta actuó “engrosando indebidamente el capítulo de gastos”, según recuerdan las dos sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que avalan las sanciones tributarias impuestas a Huerta, informa Manuel Marraco.

Las sentencias no detallan esos gastos no justificados, pero permiten inferir que una parte está relacionada con un inmueble en Alicante a nombre de la sociedad. En las redes sociales Huerta ha difundido que tiene una casa -en realidad, la tiene a nombre de la sociedad- en la zona de la playa de El Albir, en Alicante.

Las sentencias resaltan que la realidad es que ese inmueble era “totalmente ajeno” a la actividad de Huerta o su sociedad, que se desarrollaba en Madrid, lo que impedía desgravar los gastos del inmueble.

Tres infracciones tributarias

Hacienda inspeccionó a Huerta y consideró que había cometido tres infracciones tributarias leves. Le presentó dos liquidaciones provisionales, una por el ejercicio de 2006 (de 54.363,10 euros) y otra correspondiente a los otros dos ejercicios (163.959,65 euros), por un total de 218.322,75 euros. Sumando los intereses de demora, la cifra reclamada por Hacienda a Huerta fue de 256.788,47 euros.

La Agencia Tributaria también le impuso dos multas por un montante total de 109.161,38 euros (27.181,55 euros por el primer ejercicio inspeccionado y de 81.979,83 por la segunda inspección). Así pues, la suma completa de lo reclamado por Hacienda al ministro en concepto de cuota defraudada, intereses y multas se elevó a 365.939,85 euros.

El periodista no aceptó la tesis de Hacienda y recurrió la decisión. Su recurso fue rechazado por el Tribunal Económico Administrativo Regional de Madrid y en última instancia por la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. El TSJ dictó en mayo del año pasado dos sentencias -de las que ha informado inicialmente El Confidencial– que daban la razón a la Abogacía del Estado en nombre de Hacienda.

PP y Podemos reclamaron esta mañana su dimisión “inmediata”, algo que rechazó inicialmente Huerta.

En diversas declaraciones a los medios a lo largo de la mañana, el hasta ahora titular de Cultura aseguró que está “al corriente con Hacienda desde hace 10 años” y que el fraude fue consecuencia de “un cambio de criterio fiscal”. A partir de ese momento, añadió, “hubo una regularización, pagué lo correspondiente y asunto cerrado”. El polémico ministro ha asegurado que “no hubo mala fe” y que no ocultó nada. “Acepté mi responsabilidad como ciudadano”.

Inicialmente también, Moncloa dio su apoyo a Huerta, asegurando que su cese “se descarta absolutamente” tras las explicaciones ofrecidas, en primer lugar al presidente, Pedro Sánchez, y después en distintos medios de comunicación.