«Portazo» a los Erasmus británicos en España: «Espero de verdad que no gane el Brexit»

0
179

El programa Erasmus, junto a Schengen y el euro, es uno de los grandes símbolos emocionales de la Europa moderna. Asociado comunmente a fiesta, alcohol y poco estudio, un reciente informe de la Comisión Europea demuestra lo contrario: los jóvenes que han disfrutado de este programa tienen una tasa de paro un 23% menor. Precisamente a falta de unas pocas horas para que la UE se enfrente al mayor desafío de su historia, el espíritu Erasmus podría jugar un factor importante en el futuro de Reino Unido dentro de la Unión Europea.

España es el principal destino para los estudiantes Erasmus de toda la UE al recibir a casi 40.000 jóvenes cada año. A su vez, es el país favorito, tras Francia, de los 11.000 británicos que estudian en otro país de la UE: hasta 4.000 vienen a estudiar a Madrid, Granada, Barcelona, Valencia o Sevilla.

 «Hay más de dos millones de británicos en la UE, entre ellos Erasmus, y muchos jóvenes trabajando o estudiando. El referéndum es muy importante para ellos», asegura Salvador Llaudes, investigador del Real Instituto Elcano, que ha atendido a ABC por teléfono a última hora de la tarde al tiempo que España jugaba y perdía contra Croacia. Los teléfonos de los especialistas en Reino Unido no han parado de sonar estos días. «Los jóvenes con estudios superiores son los que más claramente se han posicionado en contra del Brexit, se prevé que el 60% lo haga, con solo un 20 que apoyaría la salida y un 15% de indecisos, la mayoría de los que viven fuera de Gran Bretaña votará en contra de salir de la Unión Europea. Por tanto, claramente es uno de los elementos que determinará el resultado final, siempre y cuando haya movilizacion. Ha habido un registro muy fuerte de las ultimas semanas de votantes jovenes, pero luego tienes que votar», añade.

Jostein es estudiante Erasmus. Esta londinense de 21 años ha cursado el último año estudios en Relaciones Internacionales e Historia en la Universidad Complutense de Madrid. «El referéndum es muy importante para mí y creo que para la mayoría de los británicos. En mi caso, elegí vivir en el extranjero durante un año y lo he podido hacer fácilmente sin ataduras ni trabas de ningún tipo. No he necesitado un visado ni un permiso de trabajo», asegura esta joven, que además ha impartido clases particulares de inglés para pagarse mejor el curso. Incide en que más de tres millones de trabajos se perderán en caso de abandonar la Unión Europea. Jostein votará por correo a favor de continuar en la UE.

El dilema de estabilidad económica que prometen los del Bremain frente al miedo a la inmigración, que azuzan los del Brexit, ha marcado la campaña «más amarga» que se recuerda. «Yo añadiría un tercer elemento: la soberanía, un terreno en el que los dos ejes han podido pelear por quién se lo llevaba. Creo que en este punto ha sido más exitoso el Brexit. El Bremain ha alegado que vivimos en un mundo globalizado donde la soberanía es compartida para entre otras cosas defendernos mejor de amenazas exteriores como el terrorismo o el cambio climático», explica Llaudes.

Otros jóvenes que no han podido irse de Erasmus han optado por viajar a un país de la UE una vez acabada la carrera. Suelen hacerlo para mejorar el idioma. Sophie, de 24 años, se graduó en Antropología el pasado año y decidió venir a Madrid a aprender español y de vivir por primera vez en el extranjero. Trabaja como profesora de inglés en una academia de idiomas. Votará por seguir en la Unión Europea delegando su voto en su madre, una de las opciones legales que ofrece Reino Unido a sus expatriados. «Espero de verdad que no gane el Brexit. Estoy muy muy preocupada, no sé qué va a ocurrir. Así están también amigos que son Erasmus aquí», dice. Durante la entrevista reconoce que se alegra de no estar viviendo en Londres durante la campaña, que se suspendió tras el asesinato a la diputada laborista Jo Cox:«Escuchar hablar todo el día sobre Brexit, Brexit, es agotador». Volverá por dos meses a Londres antes de retomar su vida en Madrid a partir de septiembre.

«Quiero quedarme por razones estrictamente egoístas: quiero estudiar un máster, que incluso puede tener tasas gratuitas, en otro país de la UE, trabajar y viajar fácilmente», asevera Sophie. Pagan las mismas tarifas que los nacionales e incluso pueden estudiar de forma gratuita, como ciudadanos de la Unión Europea. Las tasas suben mucho para aquellos que no proceden de la UE o del Espacio Económico Europeo, según recuerda un «paper» del instituto ECFR.

Sophie espera que en caso de Brexit las negociaciones retrasen los impedimentos que supondría un Reino Unido fuera de la UE. «No tendría un impacto inmediato, a partir de que Cameron recurra al artículo 50 del Tratado de la UE -que regula la retirada de un Estado miembro- tendrá en torno a dos años para negociar una salida y las condiciones de la nueva relación de Londres con Bruselas», aclara el investigador de Elcano.

El caso del alcalde Sadiq Khan

Pese a que España lidera la recepción de estudiantes Erasmus, está a la cola de países en captación de alumnos internacionales dispuestos a graduarse, según la monografía Comparación internacional del sistema universitario español. Así, mientras que en 2013 algo más de 3.600 estudiantes británicos se acogieron al programa Erasmus en España, solo 563 lo hicieron para cursar una carrera completa en nuestro país.

Actualmente, cerca de 1.000 proyectos en 78 universidades del Reino Unido y centros de investigación dependen de los fondos del Consejo Europeo de Investigación (ERC, en sus siglas en inglés). El Reino Unido cuenta con más proyectos financiados por el ERC que cualquier otro país, según un reportaje de «The Guardian», uno de los pocos periódicos británicos que ha defendido la continuidad de Reino Unido en la Unión Europea.

La permanencia, dice Álvaro Imbernón, investigador de ESADEgeo, va a ser un voto pragmático y utilitarista, que no apelará a profundos valores europeístas. En clave británica, «solo los ex primeros ministros John Major, conservador, y Gordon Brown, laborista, han apoyado con entusiasmo la continuidad en la UE. Ninguno está en activo. lo que viene a decirnos que un posicionamiento así tiene un impacto negativo en una carrera política en el país».

«La mayoría de mis amigos votará por seguir en la UE. Así como mi familia y mi entorno más cercano. Creo que es mejor quedarnos porque temo lo que pueda ocurrir después de un posible Brexit. Me dan miedo las razones que veo de la mayoría de quienes quieren salirse de la Unión Europea. Lo hacen por los inmigrantes, la crisis de refugiados especialmente, y nosotros somos un país multicultural. Londres es una de las principales ciudades multiculturales del mundo», explica Sophie. «Veo algunos posts en mi Facebook de gente que opta por votar por el “Leave” (salir) porque “así se libran” de un atentado terrorista del ISIS. Es ridículo». Un par de meses atrás, el laborista y proeuropeo Sadiq Khan, musulmán y de ascendencia paquistaní, ganó la alcaldía londinense tras el periplo del ahora eurófobo Boris Johnson. «Él entiende muy bien lo que significa Londres», concluye.

No hay comentarios

Dejar respuesta